loading...

Retraso mental, cáncer, canas prematuras, anemia… ¡No bromees con el ácido fólico!

Consejos 24347 Visitas

¿Alguna vez has oído las recomendaciones de los nutricionistas en la radio o las has leído en medios escritos? Usualmente se encargan de recomendar compuestos que debes consumir para mejorar tu salud, y entre ellos está el ácido fólico.

El ácido fólico es una importantísima parte de la supervivencia del ser humano. Se trata de un conjunto vitamínico que puede disolverse en agua, y es esencial en nuestras vidas. Nuestro intestino produce algo de ácido fólico, pero principalmente lo obtenemos de los alimentos.

Una razón por la que este compuesto es muy importante es porque ayuda a la producción de las células que componen la sangre, todos los glóbulos y las plaquetas, además de también jugar un rol en la producción del ARN. En general, se encarga de la producción de las nuevas células que sean necesarias.

Hay muchos modos de obtener ácido fólico, y queremos contarte cuáles son. Este compuesto es muy importante para que vivamos bien, por lo que no debemos dejarlo de lado ni subestimar: ¡incrementa tu ingesta de ácido fólico!

EL INMENSO POTENCIAL QUE TIENE EL ÁCIDO FÓLICO TE SORPRENDERÁ

Entre los productos donde puedes encontrar ácido fólico tenemos principalmente las especias verdes (orégano, albahaca, perejil, menta, entre otras). También está presente en el hígado de pollo y el maní. Cocinar estos alimentos, sin embargo, reduce la cantidad de ácido fólico que ingerimos porque el calor puede destruir parte del compuesto vitamínico.

Pero si quieres obtener ácido fólico de otras maneras, también tenemos la opción de recurrir a los comprimidos que podrás encontrar en las farmacias. No son muy caros, y no necesitarás receta médica porque están abiertos para que todos puedan comprarlos.

Te preguntarás, ¿qué sucede si no tenemos mucho ácido fólico? Pues muchas cosas negativas que pueden perjudicar tu vida y tu salud. Un niño que no tenga suficiente ácido fólico en su organismo puede tener retardo mental, o trastornos serios de crecimiento. Un adulto sin el suficiente ácido fólico sufrirá de anemia, migrañas severas, estomatitis, problemas de memoria y de paranoia, entre otros.

Determinar cuánto ácido fólico ingerimos se lo deberíamos dejar a nuestro médico, pues la dosis depende de nuestro de estilo de vida. Los deportistas, que pasan mucho tiempo al sol, necesitan ingerir más porque usan todo lo que esta vitamina les proporciona rápidamente. También las mujeres embarazadas, o que usan píldoras anticonceptivas, y los fumadores, consumen el ácido fólico muy rápido.

Lo que se recomienda en general para el consumo de un adulto es una dosis diaria de 200 gramos como mínimo y 500 como máximo. Si 200 no es suficiente, debe incrementarla poco a poco para mejorar el estado de su cuerpo.

Pero el principal momento en que se debe aumentar la dosis es cuando se está gestando el bebé durante el embarazo, pues el bebé requiere ácido fólico para formarse correctamente. Visita a tu médico y pregúntale cuál es la dosis ideal para ti.

Respecto a ciertos beneficios que ofrece el ácido fólico de manera evidente: la piel de tu cuerpo se rejuvenece y el brillo de tu cabello refulgirá. Esta vitamina es muy útil porque además sus excesos no te causarán problemas: es hidrosoluble y puede ser eliminada a través de la excreción.

Así que, ¿qué esperas para incrementar el ácido fólico en tu dieta?

Compartir

Comentarios