6 PRUEBAS DE QUE ERES AFORTUNADO

Reflexiones cristianas 876 Visitas

Muchas veces escuchamos que hay personas afortunadas, nunca sabemos con exactitud qué quiere decir eso. Cuando una persona es exitosa, tiene fortuna o felicidad lo relacionamos con que es afortunada.

Hoy en día vemos a muchas personas felices y sentimos que a nosotros nos falta esa felicidad que los demás tienen. Nunca nos sentimos bien con lo que tenemos, estamos insatisfecho, porque sentimos que nos falta algo.

Pruebas de lo afortunado que eres

Aunque no lo creas, posiblemente, ya eres afortunado. No necesitas tener una gran riqueza para ser feliz o sentirte bien. Aquí te mostraremos las pruebas que te hacen ser afortunado:

1- Duermes bajo un techo

Tienes que agradecer porque tienes a donde ir a descansar, donde ir a comer y dormir. Siéntete afortunada o afortunado porque tienes una cama y un techo donde descansar, no todos son afortunados de estar como tú.

2- Tienes quien se preocupe por ti

Siempre tendrás a alguien que te amara tal y como eres, que se preocupara por ti. Quizás sean tus padres, tus hermanos, tu pareja o tus hijos. Debes de sentirte bien afortunada porque aunque no lo veas, ellos siempre estarán ahí para ti.

El simple hecho de sentirse amado, de tener a alguien que te amé es tener la dicha de ser bien afortunado.

3- Tienes comida en tu mesa

Unos de los mayores gustos de la vida es poder comer y saborear la comida. Aunque no lo creas esas pequeñas cosas te hacen ser bien afortunada. Siéntete agradecida porque puedes ir al cine y compartir con tus amigos, porque puedes ir a desayunar, almorzar o ir a cenar fuera. Esos son los detalles que le dan sabor a nuestra vida.

4- Puedes ver, sentir, escuchar, oler, degustar.

Siéntate unos minutos a pensar cuan afortunada o afortunado eres,  puedes caminar y sentir el sol en tu rostro. Puedes ver el amanecer y anochecer. Puedes escuchar las voces de tus seres queridos, la de tus padres, o tus hijos. Puedes oler las hermosas flores, y puedes oler y degustar sabrosos platos de comida.

5- Tienes agua cerca

No muchos tienen la posibilidad de tomar agua cuando desean, no tienes donde tomar o darse una ducha porque no hay agua a su alrededor. El simple hecho de tener donde beber y bañarte eso te hace afortunada/o.

6- Abriste los ojos y estás vivo

Tienes la gran fortuna de abrir los ojos y presenciar lo hermoso que tiene el mundo, tenemos que agradecer porque tenemos vida y salud.

Compartir

Comentarios